"POR LA EXCELENCIA EN LA ATENCIÓN MÉDICA PREHOSPITALARIA DE EMERGENCIA"

 

Inicio

Quienes Somos

Capacitación

Biblioteca

Donativos

Contacto

MISIÓN Y PRINCIPIOS

 

Denominación 

La Institución se denomina “Cruz Roja Mexicana”, Institución de Asistencia Privada, o seguido de su abreviatura “I.A.P.

Objeto Social

La Cruz Roja Mexicana tiene por objeto:

a)     Cumplir y promover los Principios fundamentales del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y los del Derecho Internacional Humanitario;

b)     Asumir las tareas reconocidas en los Convenios de Ginebra de 1949 y su Protocolo de 1977 del cual los Estados Unidos Mexicanos es parte;

c)      Actuar en calidad de institución neutral, en caso de conflictos armados y en tiempos de paz, en todas las áreas cubiertas por los Convenios mencionados en el punto anterior;

d)     Prestar servicios de urgencias médicas o de emergencia y socorro para víctimas de desastres, informando a las autoridades competentes y cumpliendo la legislación aplicable;

e)     Capacitar a la población en la forma de responder a los desastres;

f)       En general, contribuir a mejorar la salud, prevenir las enfermedades, aliviar los sufrimientos de la población preferentemente en condiciones de vulnerabilidad, desarrollando al efecto toda acción humanitaria tendiente a estos fines de acuerdo con sus posibilidades y las disposiciones legales vigentes, reglamentos y normas oficiales aplicables;

g)     Realizar los actos jurídicos, de carácter civil, mercantil y administrativo que sean necesarios para cumplir con su objeto social, principios y misión, de conformidad con la Ley de Instituciones de Asistencia Privada para el Distrito Federal.

Naturaleza 

La Cruz Roja Mexicana es una institución permanente de asistencia privada, de utilidad pública y de nacionalidad mexicana, con sede en la Ciudad de México.

Se constituyó de conformidad a decreto firmado por el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos el 21 de febrero de 1910, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 12 de marzo de 1910; basado en el Convenio de Ginebra del 11 de junio de 1906 al que se adhirió los Estados Unidos Mexicanos el 2 de Agosto de 1907.

Personalidad

La Cruz Roja Mexicana se rige por los cuatro Convenios de Ginebra del 12 de Agosto de 1949 y su Protocolo Primero de 10 de junio de 1977, de los cuales es parte los Estados Unidos Mexicanos.  Asimismo, obedece a los principios del Derecho Internacional Humanitario; y a los Estatutos de la Federación  Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

En su aspecto Internacional, forma parte y es reconocida por el Comité Internacional de la Cruz Roja y está afiliada a la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, ambos organismos representativos de la Cruz Roja Internacional, con sede en Ginebra, Suiza.

En su aspecto Nacional, es una institución de asistencia privada, de utilidad pública. Goza de personalidad jurídica, con las facultades y derechos que le otorgan el Decreto Presidencial de su creación y la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.  Auxilia en la medida de sus posibilidades a las autoridades federales, del Distrito Federal, de las entidades federativas y de los municipios en los ámbitos de sus respectivas competencias.  Para el Distrito Federal, se rige por la Ley de Instituciones de Asistencia Privada para el Distrito Federal y; para el resto de las entidades federativas, por las leyes correlativas de los Estados.

MISIÓN

Cruz Roja Mexicana es una Institución con carácter voluntario y no lucrativo que auxilia, sin distinción de raza, religión, condición económica o credo político, a todo ser humano cuya vida y salud se encuentre en riesgo, rigiéndose bajo los Principios que nos distinguen de otra institución.

Ofrecer atención eficiente a la población en casos de emergencia y en situaciones de desastre, e impulsar acciones tendientes a incrementar la capacidad de las personas y las comunidades con el impulso de la acción voluntaria.

El lema es “Seamos Todos Hermanos”

Emblema

El emblema es una Cruz Roja formada por cinco cuadros iguales en fondo blanco, el color rojo es el bermellón o bandera, el emblema está protegido por la regulación sobre su uso adoptado en la Conferencia Internacional y son patrimonio exclusivo en México de la Cruz Roja Mexicana y será protegido por las Leyes de la República.

Los principios fundamentales de la Cruz Roja y Media Luna Roja fueron adoptados en la XX Conferencia Internacional en Viena en el mes de octubre de 1965 y revisados por la XXV Conferencia Internacional en Ginebra en el mes de octubre de 1986.

NUESTROS PRINCIPIOS FUNDAMENTALES

HUMANIDAD

El Movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, al que ha dado nacimiento la preocupación de prestar auxilio, sin discriminación, a todos los heridos en los campos de batalla, se esfuerza, bajo su aspecto internacional y nacional, en prevenir y aliviar el sufrimiento de los hombres en todas las circunstancias. Tiende a proteger la vida y la salud, así como a hacer respetar a la persona humana. Favorece la comprensión mutua, la amistad, la cooperación y una paz duradera entre todos los pueblos.

Análisis del principio fundamental de humanidad
El texto del principio fundamental de humanidad abarca los siguientes elementos:

recuerda los orígenes del Movimiento: nacido de "la preocupación de prestar auxilio, sin discriminación, a todos los heridos en los campos de batalla"; recuerda la doble dimensión del Movimiento: la nacional y la internacional; define la misión del Movimiento: "prevenir y aliviar el sufrimiento de los hombres en todas las circunstancias"; define los propósitos del Movimiento: proteger la vida y la salud; actuar para garantizar el respeto del ser humano; favorecer la comprensión mutua, la amistad, la cooperación y una paz duradera entre todos los pueblos.

Consecuencias del principio fundamental de humanidad
Las consecuencias del principio de humanidad no son tanto límites y directrices de acción como lo son los demás Principios Fundamentales: el principio de humanidad es más bien un recordatorio constante de cuáles son los objetivos del Movimiento. El principio de humanidad expresa lo que el Movimiento considera de máxima importancia: la necesidad de actuar a fin de prevenir y aliviar el sufrimiento humano.

NUESTRO LEMA: "EL PODER DE LA HUMANIDAD"

El poder de la humanidad
El lema "el poder de la humanidad" se adoptó en mayo de 1999 como lema para orientar las actividades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja en todo el mundo.

Durante el año del milenio de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja - del 8 de mayo de 1999 al 8 de mayo de 2000 -, las Sociedades Nacionales, al amparo de este lema, promovieron y organizaron centenares de acontecimientos especiales, seminarios, competencias, exposiciones, publicaciones y programas.

Otras organizaciones poseen diferentes formas de poder. Los militares tienen el poder de las armas. Los magnates de los medios de comunicación social disponen del poder de la palabra escrita y de las imágenes transmitidas instantáneamente a todo el mundo. Las instituciones religiosas tienen el poder de la creencia. Los parlamentos tienen el poder de la política. Las empresas y las instituciones financieras disponen del poder del dinero.

La Cruz Roja y la Media Luna Roja tienen el poder de los pueblos o, en otras palabras, el poder de la humanidad. En última instancia, las personas son lo que interesa, pues sólo las personas pueden marcar una diferencia en el futuro que compartimos.

Aunque las armas son peligrosas, en última instancia son las personas que empuñan las armas las que causan daño. Nuestra capacidad, como organización, es trascender fronteras y divisiones y crear un clima en el cual las personas están más dispuestas a resolver las diferencias mediante la deliberación y no mediante la violencia.

Los creyentes de todas las religiones comparten una creencia y una compasión comunes por sus prójimos. Nuestra especialidad radica en motivar y formar a las personas para que realicen su labor dentro de la Cruz Roja o de la Media Luna Roja en sus comunidades locales, en los planos nacional e internacional, para poder ayudar a las personas vulnerables, con prescindencia de su raza o creencias.

El dinero y la política tienen una enorme influencia. Nuestra credibilidad reposa en nuestra capacidad para recaudar una cuantía suficiente de recursos, realizar nuestra acción con independencia y prestar servicios y asistencia a las personas necesitadas. El respeto y las relaciones se tienen que afianzar durante un largo plazo, de modo de preservar una relación de confianza incluso cuando cambian los gobiernos y las empresas se expanden y se fusionan.

Los medios de difusión social ponen a los acontecimientos en su contexto preciso. Nuestra visibilidad depende no sólo de que nos encontremos en el lugar justo, en el momento oportuno, para ayudar a los necesitados, sino también de una comprensión más amplia de la naturaleza de nuestra organización. Nuestro mensaje humanitario depende de que los voluntarios y los empleados actúen con profesionalismo y entusiasmo en su trabajo y en la promoción de sus actividades.

Para la Cruz Roja y la Media Luna Roja, el poder de la humanidad plasma en lo siguiente:

IMPARCIALIDAD

No hace ninguna distinción de nacionalidad, raza, religión, condición social ni credo político. Se dedica únicamente a socorrer a los individuos en proporción con los sufrimientos, remediando sus necesidades y dando prioridad a las más urgentes.

Análisis del principio fundamental de imparcialidad
El texto del principio fundamental de imparcialidad abarca los siguientes elementos:

el Movimiento no hace ninguna distinción, y esto no se aplica sólo a las que personas a las que ayuda o protege. Por no discriminación se entiende la negativa a hacer distinciones de naturaleza perjudicial para los seres humanos simplemente porque pertenecen a una categoría determinada. Ello no excluye las diferencias en el trato dado a personas colocadas en diferentes situaciones por razones, por ejemplo, de sexo o edad. Se mencionan cinco criterios que podrían dar lugar a discriminación: nacionalidad, raza, religión, condición social o credo político. Con todo, no se mencionan otros factores que podrían dar lugar a discriminación. Según las circunstancias, una diferencia de trato por razón del sexo puede o no constituir discriminación.

Todos los necesitados recibirán ayuda, pero tratar a todos de igual manera, sin tener en cuenta su grado de sufrimiento o la urgencia de sus necesidades, no sería equitativo. Imparcialidad significa que, para el Movimiento, la única prioridad que se puede establecer cuando se trata con personas que precisan ayuda ha de basarse en la necesidad, y el orden en que se distribuye la ayuda disponible debe corresponder a la urgencia del padecimiento que tiene por objeto mitigar.

Consecuencias del principio fundamental de imparcialidad
El principio de imparcialidad tiene las siguientes consecuencias:

Establece uno de sus valores clave: la no discriminación, que es uno de los elementos más importantes de todos los aspectos de la protección del ser humano: el derecho de los derechos humanos, el derecho humanitario, el derecho sobre los refugiados.

Aunque la necesidad de "conservar la confianza de todos" se menciona en el principio de neutralidad, ese imperativo se aplica también al principio de imparcialidad. Sólo una acción imparcial puede proyectar la imagen de una organización en la que pueden confiar las personas que necesitan ayuda o protección. Por lo tanto, se deben establecer sistemas para velar por que los beneficiarios de la acción de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja sean las personas de máxima vulnerabilidad.

La imparcialidad en su más auténtica acepción impone que se prescinda de las distinciones subjetivas. Veamos un ejemplo de la diferencia entre ambos conceptos: una Sociedad Nacional que se niegue a prestar sus servicios a ciertos grupos de personas, debido al origen étnico de éstas, no observa la norma de no discriminación; por otra parte, el empleado de una Sociedad Nacional que, en el ejercicio de sus funciones, favorece a un amigo al que otorga un trato mejor que el que se brinda a terceros, contraviene el principio de imparcialidad. Por lo tanto, se debe formar al personal y a los voluntarios para que el comportamiento debido sea casi un reflejo.

NEUTRALIDAD

Con el fin de conservar la confianza de todos, el Movimiento se abstiene de tomar parte en las hostilidades y, en todo tiempo, en las controversias de orden político, racial, religioso o ideológico.

Análisis del principio fundamental de neutralidad
El texto correspondiente al principio fundamental de neutralidad abarca tres elementos:

El propósito de observar el principio de neutralidad es conservar la confianza de todos. Implícitamente, esta observancia del principio de neutralidad es también un factor de eficiencia operacional, que requiere la confianza de todos en muchos contextos y no sólo en contextos de conflictos armados;

El principio de neutralidad prohíbe que un componente del Movimiento participe en hostilidades;

El principio de Neutralidad prohíbe que el Movimiento intervenga en ningún momento en controversias de naturaleza política, racial, religiosa o ideológica.

Consecuencias del principio fundamental de neutralidad
Las consecuencias del principio de neutralidad son las siguientes:

Neutralidad significa abstenerse de actuar en una forma que pueda facilitar la consecución de las hostilidades por cualquiera de las partes intervinientes. La función de las Sociedades Nacionales como auxiliares de los poderes públicos en la esfera humanitaria cuando prestan servicios médicos a las fuerzas armadas - esto, cuando cumplen la función inicial de las Sociedades Nacionales - no debe interpretarse como participación en las hostilidades;

La neutralidad comprende muchas dimensiones. Sólo los dichos y hechos cotidianos de una Sociedad Nacional pueden dar prueba de su respeto del principio de neutralidad. A modo de ilustración, si la filial de una Sociedad Nacional expresa simpatía por un movimiento, causa o figura política, por ejemplo, permitiendo que una figura política saque provecho de los miembros de la Cruz Roja o de la Media Luna Roja con fines electorales, muchos voluntarios podrían cancelar su afiliación. Si un dispensario de una Sociedad Nacional exhibe una afiliación religiosa en un país donde hay tensión entre los miembros de diversas confesiones religiosas, muchos pacientes no querrán acudir a él en busca de tratamiento o no se atreverán a hacerlo. En otras palabras, la neutralidad es un estado de ánimo, una actitud que debe orientar todos los pasos de los componentes del Movimiento.

Dado el carácter de las comunicaciones en nuestros días, la violación del principio de neutralidad por un componente del Movimiento puede fácilmente afectar la imagen de otros componentes y, de ese modo, su capacidad para llevar adelante su cometido en un contexto determinado. Por lo tanto, el principio de neutralidad se debe contemplar en una perspectiva mundial.

INDEPENDENCIA

El Movimiento es independiente. Auxiliares de los poderes públicos en sus actividades humanitarias y sometidas a las leyes que rigen los países respectivos, las Sociedades Nacionales deben, sin embargo, conservar una autonomía que les permita actuar siempre de acuerdo con los principios del Movimiento.

Análisis del principio fundamental de independencia
El texto correspondiente al principio fundamental de independencia abarca dos elementos:

una vigorosa declaración general de que, por razones de principio, el Movimiento es independiente;

explicaciones más detalladas de la situación concreta de las Sociedades Nacionales respecto de la independencia: ello significa que se pone el acento en el equilibrio entre, por un lado, su estatuto de auxiliar de los poderes públicos en la esfera humanitaria y su observancia del derecho nacional y, por el otro, la necesidad de preservar su autonomía.

Consecuencias del principio fundamental de independencia
Las consecuencias del principio de independencia son las siguientes:

La independencia es uno de los elementos clave que el Movimiento quiere mantener, a pesar de que el principio mismo no define explícitamente ninguna consecuencia concreta. En su acepción más general, se entiende por principio de independencia que la Cruz Roja y la Media Luna Roja deben resistir toda injerencia, ya sea política, ideológica o económica, que pueda desviarlas del curso de acción señalado por los requisitos de humanidad, imparcialidad y neutralidad;

La necesidad de que las Sociedades Nacionales disfruten de un estatuto que les permita actuar en todo momento de conformidad con los principios del Movimiento. Ello tiene consecuencias respecto del estatuto jurídico de las Sociedades Nacionales sus países, sus relaciones con los poderes públicos, etc. El grado de autonomía que una Sociedad Nacional necesita no se puede definir de manera uniforme y absoluta, porque depende en parte de las condiciones políticas, económicas y sociales imperantes en el país. La Sociedad Nacional debe estar en libertad de abandonar ciertas tareas o modificar sus prioridades de acuerdo con los recursos materiales y humanos de que dispone. Su función como auxiliar de los poderes públicos en modo alguno priva a una Sociedad Nacional de su libertad para elegir las actividades que realiza con total independencia del Estado.

La violación del principio fundamental de independencia se considera muchas veces como una amenaza grave para la integridad de una Sociedad Nacional. Sin embargo, el debate sobre la independencia del Movimiento va más allá de la cuestión de la relación entre los poderes públicos y una Sociedad Nacional, si bien este último aspecto es muy importante.

VOLUNTARIADO

Es un movimiento de socorro voluntario y de carácter desinteresado.

Análisis del principio fundamental de voluntariado
El texto correspondiente al principio fundamental de voluntariado abarca los siguientes elementos:

el Movimiento es un movimiento de socorro voluntario;

el Movimiento no está movido en modo alguno por un afán de lucro.

Consecuencias del principio fundamental de voluntariado
Las consecuencias del principio de voluntariado son las siguientes:

el Movimiento es una organización basada en voluntarios;

si el Movimiento no reconoce el valor del voluntariado, corre el peligro de burocratizarse, perder el nexo con una fuente vital de motivación, inspiración e iniciativa, y cortar las raíces que le mantienen en contacto con las necesidades humanas y le permiten atenderlas;

El voluntariado, una fuente de economía. Tratemos de imaginarnos cuántos sufrimientos habría que descuidar, por falta de medios, si hubiera que remunerar toda la labor que realizan los voluntarios. A veces es suficiente contar con un equipo de apoyo motivado y relativamente pequeño, con el caudal mínimo necesario de recursos financieros, para que los voluntarios puedan prestar servicios a la comunidad cuyo costo nunca podrían sufragar ni la Sociedad Nacional ni el Estado.

UNIDAD

En cada país sólo puede existir una Sociedad de la Cruz Roja o de la Media Luna Roja, que debe ser accesible a todos y extender su acción humanitaria a la totalidad del territorio.

Análisis del principio fundamental de unidad
El texto del principio fundamental de unidad tiene tres aspectos, cada uno de los cuales guarda relación con cada una de las frases que lo componen; estos aspectos están incluidos también en las condiciones de reconocimiento de las Sociedades Nacionales por el CICR:

en cada país sólo puede existir una Sociedad de la Cruz Roja o de la Media Luna Roja;

que debe ser accesible a todos;

que debe extender su acción humanitaria a la totalidad del territorio.

Consecuencias del principio fundamental de unidad
Las consecuencias del principio de unidad se prestan a un fácil análisis textual:

una Sociedad Nacional se podría oponer a la creación de otra Sociedad de la Cruz Roja o de la Media Luna Roja en su país. Como han convenido en los Principios Fundamentales, los Estados tienen la obligación de velar por que no se cree otra Sociedad en su territorio si ya han reconocido a una Sociedad Nacional;

la afiliación a una Sociedad Nacional tiene que estar abierta a una amplia base de la población. tiene que captar a sus miembros de entre todos los grupos étnicos, sociales y de otra índole del país, a fin de garantizar una mejor eficiencia en su gestión. En todo caso, la discriminación en la captación de miembros sería una violación del principio de unidad;

una Sociedad Nacional debe realizar actividades en todas las partes del país. Ello no significa necesariamente que el nivel de las actividades haya de ser el mismo en todo el país: el principio de imparcialidad bien puede justificar que se realicen más actividades en las partes de un país en las que haya más necesidades. Lo que se prohíbe, con todo, es que una región quede excluida de las actividades de una Sociedad Nacional de manera discriminatoria (por ejemplo, por razones relacionadas con la religión, el origen étnico, etc.).

UNIVERSALIDAD

El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, en cuyo seno todas las Sociedades tienen los mismos derechos y el deber de ayudarse mutuamente, es universal.

Análisis del principio fundamental de universalidad
El texto del Principio Fundamental de universalidad abarca los siguientes elementos:

el Movimiento es universal;

todas las Sociedades tienen los mismos derechos dentro del Movimiento;

todas las Sociedades comparten iguales responsabilidades y obligaciones de ayuda recíproca.

Consecuencias del principio fundamental de universalidad
El principio de universalidad tiene tres consecuencias:

uno de los objetivos del Movimiento es llegar a ser universal, porque una de sus ventajas es que tiene una Sociedad Nacional en casi todos los países del mundo. Hay algunos Estados en los cuales hasta ahora no existe una Sociedad Nacional reconocida. Sin embargo, esa situación se debe considerar temporaria: una vez que se eliminen los obstáculos que impiden que las Sociedades de esos Estados sean reconocidas, el Movimiento pasará a ser auténticamente universal;

la solidaridad entre las Sociedades Nacionales, que es el fundamento de la cooperación entre Sociedades;

con respecto a la adopción de decisiones, todas las Sociedades tienen un voto en la Asamblea General de la Federación, el Consejo de Delegados y la Conferencia Internacional, con prescindencia de su tamaño o situación financiera.

Inicio

Quienes Somos

Capacitación

Biblioteca

Donativos

Contacto